Publicidad Publicidad

Artículos de empresas de tecnología de alimentos

Impulso de la eficacia en la codificación de productos cárnicos

17 de julio, 2018 Artículos Técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

James Wolff, director global de marketing de Videojet Technologies, analiza la codificación y el marcado en el sector cárnico y cómo la tecnología ha avanzado para adaptarse a este exigente entorno.

La producción global del sector de productos cárnicos solo ha visto un crecimiento modesto en los últimos años. Se prevé que la producción de carne de ternera experimente un crecimiento del 2% en 2018 hasta los 62,6 millones de toneladas. La producción de cerdo está experimentando un crecimiento similar del 2%, hasta los 113,1 millones de toneladas, mientras que se prevé que la carne de ave aumente en un 1% hasta los 91,3 millones de toneladas.1 China es un elemento clave para el mercado de exportación, ya que su producción nacional no puede mantener el ritmo de la creciente demanda nacional.

En los mercados desarrollados, como Estados Unidos y Europa, el consumo de carne roja se ha reducido en los últimos años, en parte debido a que los clientes ya no compran tanta porque temen los efectos negativos para la salud. Sin embargo, aunque se ha reducido el consumo, han aumentado las ventas en dólares debido a la mayor comercialización de productos con valor añadido.2 Los clientes con poco tiempo son el objetivo cada vez mayor de productos cómodos y que puedan consumirse sobre la marcha, a menudo en paquetes de tamaños por porciones. Además, la demanda de los clientes de una variedad más amplia de selecciones de productos favorece la proliferación de productos. Asimismo, las compras de carne a niveles mayores han ayudado a estabilizar las ventas, ya que los clientes con más ingresos siguen eligiendo cortes más selectos.

Para mantener el ritmo de la demanda, los procesadores de productos cárnicos tienen que asegurarse de que las líneas de producción estén optimizadas; sobre todo porque los márgenes de beneficios en el sector son notoriamente exiguos y la tendencia hacia la automatización para reducir el contacto humano con el producto ha alcanzado una fuerza importante en los últimos años. Además, la higiene es un factor clave en la producción cárnica, especialmente porque los clientes son más conscientes de cómo se produce la comida y en qué condiciones. No se pueden pasar por alto las posibilidades que tienen los clientes, a través de los medios sociales, por ejemplo, para expresar públicamente su descontento.

Mitigar los riesgos de retiradas de productos

Los daños a la marca y las retiradas de productos pueden tener un impacto financiero importante en el negocio y a menudo se producen porque un producto de calidad inferior o mal etiquetado llega a un cliente. Se implementan directrices normativas estrictas en varias áreas para garantizar que el procesador haya hecho todo lo que está en sus manos para proteger la salud pública. La conformidad también garantiza que se mantienen las mejores prácticas de trabajo posibles. Además de la contaminación bacteriana, el etiquetado incorrecto y la omisión de información sobre alérgenos son causas comunes de retiradas de productos y se pueden evitar con el uso del software correcto en la fase de codificación y marcado de la producción.
Con una complejidad de la SKU cada vez mayor, es mucho más probable que un error humano provoque que se imprima información incorrecta en un producto y, para combatirlo, se ha desarrollado una tecnología de garantía de codificación avanzada para que esto sea prácticamente imposible.

Los escáneres de código de barras son una forma relativamente económica de evitar que se seleccione un código incorrecto al cambiar a un ciclo de producción distinto. El escáner de código de barras manual se conecta a la parte inferior de un codificador, que tiene una memoria interna o está conectado a una red. En la instalación, todos los códigos utilizados para una línea específica se programan previamente en el codificador o en la red, junto con un código UPC para cada tipo de envase. A continuación, durante el cambio de productos, el responsable de la línea solo tiene que escanear el nuevo código UPC del envase o el código de barras asociado a una tarjeta de trabajo para recuperar automáticamente el contenido y el formato de código correcto. Como no hay que introducir ningún dato a mano, no hay cabida para los errores de codificación.

Además de utilizar un escáner de código de barras para cargar distintos códigos en una operación con diversos productos, los codificadores pueden conectarse en red para garantizar la precisión del código del producto. Se pueden conectar múltiples codificadores con un software común mediante una red de la empresa y una conexión a Internet o Ethernet. La conexión en red permite la creación y carga centralizada de mensajes en múltiples codificadores de una línea o un centro de procesamiento. Una vez que todos los codificadores estén conectados a una única red, un responsable de producción puede utilizar un ordenador para crear o cargar códigos específicos de la base de datos guardada.

Una higiene impecable es fundamental

Allí donde haya productos alimentarios, la higiene debe ser prioritaria por diversos motivos. En primer lugar, la normativa a menudo exige que la línea de producción se lave regularmente. En segundo lugar, los riesgos de contaminación, especialmente cuando se trata de productos cárnicos, son muy reales. Enviar un producto contaminado a la cadena de suministros minorista no solo pone el negocio en riesgo grave, sino que, lo que es más importante, pone al cliente final en riesgo.

Uno de los retos de dichos requisitos exhaustivos de higiene es el tiempo de inactividad. Se tendrá que detener una línea para lavarla y desinfectarla, por lo que la velocidad es fundamental si se quiere mantener al mínimo el tiempo de pérdida de producción. En lo que se refiere a los sistemas de codificación y marcado, un proveedor experto trabajará estrechamente con sus clientes para identificar los puntos débiles como quitar la impresora o colocar bolsas de plástico sobre las impresoras durante el lavado.

Por ejemplo, se pueden encontrar actualmente en el mercado impresoras de inyección de tinta continua (CIJ) que permiten operaciones de limpieza eficaces sin la necesidad de utilizar bolsas. La impresora CIJ 1860 de Videojet, por ejemplo, permite realizar operaciones de limpieza eficientes y un reinicio más rápido de su línea de producción. El diseño higiénico sigue las directrices del sector e incorpora superficies inclinadas que evitan la acumulación de residuos o de fluidos y ayudan a eliminar las posibles trampas de suciedad. Además, una clasificación de protección IP66 opcional permite que los operadores limpien las impresoras sin quitarlas de la línea de producción. Esto mejora la velocidad a la que pueden realizarse los lavados, ya que la impresora se encuentra en la línea de producción y se ha diseñado específicamente para tratar con el entorno previsto.

Reducción de los costes operativos

Los márgenes de beneficios en el sector de los productos cárnicos pueden ser exiguos, por lo que las medidas que reduzcan los costes operativos añadirán un valor significativo a los beneficios del procesador. Los sistemas de codificación y marcado avanzados pueden tener un papel importante que desempeñar. Con el fin de satisfacer la normativa, los productos alimentarios deben ser codificados y marcados. Una línea no estará en producción si el codificador no funciona por cualquier razón y, si se producen errores por códigos incorrectos, por ejemplo, esto puede llevar a tiempo de inactividad y el malgasto de productos.

Los sistemas de codificación y marcado han evolucionado junto con los retos del sector para reducir los costes y resistir a los entornos exigentes. Las impresoras CIJ inteligentes, que se usan habitualmente en el sector cárnico, ahora tienen varias funciones integradas que ayudan a optimizar los costes. El consumo de tinta, por ejemplo, ya que gracias a un condensador innovador y a un diseño de recirculación del disolvente, los niveles de consumo se han reducido hasta el 20% en comparación con los modelos antiguos de impresoras. Los sistemas de flujo de aire inteligentes de la impresora también permiten regular la temperatura sin necesidad de sistemas de aire industriales caros. El sistema de flujo de aire inteligente de la impresora dirige aire limpio y frío a los componentes clave de la impresora, lo que permite mantener la temperatura de funcionamiento estable entre 0 y 50 °C, incluso en los entornos más exigentes.

El diseño de los cabezales de impresión de las unidades CIJ también ha evolucionado para ofrecer una mejor integración con la línea de producción a través de más opciones de montaje y una proximidad más cercana al producto. Los cabezales de impresión ahora se pueden aproximar a 2 mm del envase para ofrecer códigos más nítidos y de mejor calidad con lo que se reduce el malgasto de productos y se mejora la calidad. Ahora hay disponibles sensores de tinta integrados que reducen significativamente la causa principal del tiempo de inactividad no programado de la impresora. Los cabezales de impresión incorporan sensores exclusivos que permiten a la impresora detectar acumulaciones de tinta en el cabezal de impresión y enviar alertas anticipadas al usuario antes de que se produzcan errores importantes. Además, la supervisión continua del estado de la impresora, realizada por sensores integrados, supone que los problemas potenciales se pueden identificar, diagnosticar y evitar antes de que se produzcan realmente.

Mantenimiento al día de las tendencias de envasado

Los fabricantes de productos cárnicos tienen que estar al día de las últimas tendencias de envasado. Una tendencia es el aumento del uso de films flexibles. El envasado flexible a menudo ofrece una mayor sostenibilidad con respecto a sus homólogos rígidos y, debido a la habilidad de sellar al vacío algunas variedades, también permite fechas de caducidad más prolongadas. Además, las porciones individuales se envasan fácilmente en films flexibles, que sirven tanto para tamaños cómodos para llevar durante los desplazamientos como para pequeñas porciones muy populares, para una sola persona o para una familia pequeña.

Para realizar la codificación y el marcado de envasados flexibles se pueden utilizar impresoras CIJ, pero a menudo se instalan impresoras por transferencia térmica (TTO), especialmente cuando las aplicaciones de codificación requieren una cantidad significativa de contenido, como en las listas de ingredientes y la información de trazabilidad, por ejemplo. Son adecuadas para aplicaciones de alta velocidad y ofrecen ventajas de tiempo de funcionamiento significativas. El motor de cinta sin embrague mantiene una tensión constante, lo que convierte las roturas de cinta prácticamente en una cosa del pasado, mientras que el diseño de cassette sencillo implica que cambiar las cintas sea rápido y tenga un impacto mínimo en la producción.

Las impresoras TTO están disponibles en estándares de lavado IP65 y son ideales en los casos en los que hay aplicaciones de varias líneas y de termoformado en entornos de lavado. Esto elimina la necesidad de cierres especiales para protegerlas y permite que los lavados se realicen rápida y eficazmente en la línea de producción.

Trabajar de una forma inteligente en el sector cárnico es la única manera de seguir siendo rentables y, a medida que la transformación hacia la automatización continúa tomando fuerza, también lo hace el deseo de los fabricantes de máquinas de ofrecer equipo más avanzado y eficaz. Si trabajan con un proveedor experto para garantizar que se selecciona la configuración correcta para una determinada línea de producción, los fabricantes pueden empezar a recoger los beneficios desde el primer día de la instalación, garantizando que los márgenes de beneficios se queden en la parte correcta de la línea.

 

Notas:
1 https://apps.fas.usda.gov/psdonline/circulars/livestock_poultry.pdf
2 https://www.packagedfacts.com/Meat-Poultry-Trends-7494416/

Publicidad

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus