Publicidad Publicidad

Artículos de empresas de tecnología de alimentos

“El desafío es captar talento para la industria de alimentación y bebidas porque es un sector de futuro”

7 de febrero, 2014 Entrevistas comentarios Bookmark and Share
< Volver

Doctor en Ciencias Químicas y con un Master en Dirección Comercial y Marketing, Federico Morais es, desde 1999, director de Innovación y Tecnología de la Federación de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB). A su labor docente e investigadora, hay que unir que es fundador y director de la Plataforma Tecnológica Food For Life Spain.

-¿Qué importancia da FIAB a la innovación y la tecnología en la Industria de Alimentación y Bebidas?

La innovación es un factor clave para la competitividad del sector de alimentación y bebidas; solamente a partir de nuevos productos u otros a mejor precio pueden conquistarse mercados que hasta ahora eran inaccesibles.
De esta forma, el área de Innovación y Tecnología se ocupa de facilitar el flujo de información entre el sector industrial y los diferentes centros públicos de investigación y las administraciones del ámbito de la innovación y la tecnología, trasmitiendo las necesidades de investigación de nuestro sector. Fruto de estos y otros esfuerzos, se ha conseguido que el sector de alimentación y bebidas sea más innovador que el conjunto de la economía nacional, aunque menos que el resto de la industria.
Durante el año pasado se ha trabajado en dos frentes dentro de este departamento. Por un lado, se elaboró en colaboración con el resto de federaciones europeas de alimentación y bebidas la Agenda Estratégica de Investigación e Innovación 2013-2020, en el contexto de la Plataforma Tecnológica Europea Food For Life. También en 2012 se ha preparado la nueva estrategia de la Plataforma Tecnológica Food for Life-Spain; que está en trámites de convertirse en una Fundación para lograr dotar de transparencia y estabilidad al modelo organizativo, aglutinar a todos los actores de la I+D+i agroalimentaria, y contar con una herramienta estratégica para impulsar la innovación.

-¿Cuáles son sus objetivos y qué planes o programas van a proponer para conseguirlos?

Desde el departamento siempre hemos trabajado concienciados de que uno de nuestros principales objetivos debería ser acercar la Academia y las compañías. El gap existente entre las líneas de investigación y conocimiento entre universidades, institutos de investigación, etc. y las empresas, ha de ser reducido al máximo. Sólo coordinando esfuerzos podremos sacar el mayor partido al trabajo de ambos colectivos.
Ejemplo claro de ello es el proyecto Ecotrofood, cuya implantación en España ha gestionado FIAB, una plataforma de servicio europeo para la eco-innovación en alimentación. Su principal objetivo es aumentar de forma considerable la comercialización de soluciones técnicas innovadoras y medioambientales y de  productos en la industria de alimentación y bebidas, disminuyendo radicalmente su impacto medioambiental, además de reducir costes.
Los servicios desarrollados en el proyecto formarán parte de una plataforma de eco-innovación Europea para la aportación de información y el intercambio de conocimientos de las partes interesadas en la eco-innovación. Como una de sus patas, se ha creado Écotrophélia; una competición a nivel nacional y europea de estudiantes para la creación de nuevos productos alimenticios ecoinnovadores. Está dirigida a estudiantes universitarios y se premia el carácter innovador en cualquier fase del producto (desde el sistema de elaboración al producto final) en la que prima el carácter medioambiental.

-¿Qué posición ocupan las industrias de alimentación españolas en cuanto a innovación respecto a Europa y al mundo?

Aunque España se considera a nivel general un país que no está a la cabeza en innovación, esto no ocurre verdaderamente en nuestro sector, como lo corroboran las cifras de internacionalización, que colocan a la industria agroalimentaria como cuarto exportador europeo y octavo mundial. Para triunfar en ese mundo solo hay dos caminos: o bien uno es líder en costes o bien se diferencia mediante la innovación, que es lo que cada vez ocurre más en nuestro caso.

-¿Las empresas de alimentación españolas se preocupan de innovar en un terreno como éste?

Absolutamente. Si bien en muchos casos las compañías de la industria de alimentación y bebidas no tienen departamentos de I+D formales, sí existe desde la mayor a las más pequeña de nuestras empresas una tendencia inequívoca a hacer los proceso de una manera más eficiente y por tanto innovadora; ya que existe la convicción de que el futuro y la competitividad del sector pasa inevitablemente por la apuesta por la innovación.

Me puede dar datos del dinero que las empresas españolas han invertido en innovación y tecnología durante este año.

Es difícil dar un número a día de hoy de lo que ha pasado este año y el pasado. Sin embargo, sí podemos decir que desde 1999 hasta 2008 el número de empresas que han invertido en I+D ha pasado de algo menos de 200 a casi 1.000. Además, cabe destacar que este incremento se ha producido en empresas con menos de 250 trabajadores, las que consideramos Pymes, lo que denota el esfuerzo del sector por la apuesta por la innovación.

-La innovación está relacionada directamente con la investigación. ¿Han notado un descenso en materia de I+D+i después de los recortes que ha hecho el Gobierno? ¿Cuánto dinero público se destina a I+D+i en la industria de alimentación y bebidas?

Probablemente en estos últimos dos años han variado las ayudas de la Administración para la innovación, más aun para la I+D, sobre todo la académica. Siendo éste un factor a tener en cuenta, el espíritu emprendedor no siempre espera este tipo de ayudas, como ha comentado un colega portugués dentro del Proyecto Foodmanufuture, donde se combinan las necesidades y oportunidades de la industria de alimentación con los fabricantes de bienes de equipos.

-La Unión Europea es una de las más firmes defensoras de I+D+i, ¿cuánto dinero ha concedido en ayudas o subvenciones a las empresas españolas?

Debemos tener en cuenta que las ayudas de la Unión Europea dentro del programa Marco de I+D+i, ahora Horizonte 2020, se da en concurrencia competitiva con otros proyectos. De este modo, las empresas compiten unas con otras y, lo que es aún más importante, en colaboración con otras compañías y organismos de investigación de la Unión, tanto nacionales como europeos. Así, surgen oportunidades de colaboración comercial en el futuro.

-¿En cuántos proyectos de innovación participa o coordina actualmente FIAB? ¿Cuáles son los más destacados? 

FIAB en el año 2013 ha trabajado en 11 proyectos europeos y uno nacional. En el nacional lo hacemos en colaboración con el Ministerio de Economía y Competitividad; y en los europeos lo hacemos dentro de diferentes convocatorias, tanto del 7º Programa Marco como de la convocatoria de ECOINNOVATION o de interregionales (SUDOE Y MED). Los temas que tratamos van desde la alimentación para personas mayores de 65 años hasta la eficiencia energética pasando por el aprovechamiento de subproductos.

-¿Cuáles son las perspectivas y retos que tienen por delante las industrias alimentarias de España?

El sector de alimentación es un sector anticíclico con un comportamiento positivo o de mantenimiento en épocas de crisis que ha llamado la atención a extraños, que no a propios. En estos momentos, uno de los mayores desafíos es la captación del talento: conseguir que definitivamente se vea a la industria de alimentación y bebidas como lo que es: un sector de futuro.

Publicidad

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus