Publicidad Publicidad

Artículos de empresas de tecnología de alimentos

Una visión de cómo el Big Data está cambiando la agricultura

11 de enero, 2017 Artículos Técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

Artículo de Fergal McDonnell, vicepresidente regional para el Sur de EMEA de Talend.

¿Qué se necesita para aumentar exponencialmente el impacto del rendimiento de un solo cultivo? ¿O cómo se le puede ofrecer a una familia pobre una nueva forma de ganarse la vida? La tecnología de análisis de datos está impulsando a la agricultura de un modo increíble que jamás hubiésemos imaginado, produciendo un gran cambio en la forma en que los agricultores afrontan su trabajo y se ha aumentado su capacidad para poder alimentar a la población mundial.

Si imaginamos un agricultor que cosecha un cultivo en un campo soleado y árido de Sudáfrica. La palabra "datos" probablemente no viene a la mente. Pero, sin embargo, Wouter Kerkhof, consejero delegado de Springg, nos diría que los datos son una parte muy importante de ese contexto.

La empresa de tecnología con sede en Holanda ha desarrollado una aplicación llamada SoilCares que ayuda a los agricultores de algunos de los lugares más subdesarrollados del mundo a que entiendan mejor los nutrientes y la composición de su suelo, junto con consejos sobre cómo fertilizar sus cultivos.

Jane Wanja, un granjero y madre de dos niños en la región de Meru en Kenia, se dio cuenta de que sus cultivos se fueron estropeando y se empezaron a ser susceptibles a las enfermedades. A través de un rápido análisis de datos realizado por SoilCares, descubrió que su capa superior del suelo se había convertido en baja en potasio y nitrógeno. Al hacer algunos cambios simples de fertilizantes, fue capaz incrementar sus cosechas de 50 a 125 sacos.

"Ahora tenemos suficiente para comer y para vender el excedente. El producto de mis ventas se utiliza para pagar la escuela de mis hijos", dijo.

Pero afortunadamente no es el único caso. La productora de leche keniana Sylvia Gaikuru se enteró de que el análisis realizado por SoilCares era barato y se registró. La leche de sus vacas se elevó de 50 litros a más de 100, gracias a la mejora del pastoreo. Ella usó sus ganancias extras para comprar una bomba de riego. John Karumba fue capaz de enviar cinco hijos a la escuela y comprar un coche usado después de aumentar su cosecha de café de 15 a 24 sacos de un año.

"Extiendo mi agradecimiento a SoilCares. Ellos son un regalo del cielo", dijo el productor de patatas Stephen Karanja, que aumento su cosecha de 15 sacos de patatas a 50 a través de análisis de suelos.

SoilCares es parte de una red incipiente de empresas e investigadores que aplican el Big Data a problemas inmediatos, en el mundo real. Hay más de 500 millones de agricultores en el mundo, dice Kerkhof, sin embargo, menos del 4 por ciento puede permitirse el tiempo o el dinero que se necesita para poner a prueba las muestras de suelo a través de laboratorios tradicionales.

"Para algunas personas ganar 100 euros más al año puede no parecer mucho dinero, pero para estos ejemplos de agricultores en Kenia significaba la diferencia entre su capacidad para alimentar a su familia o enviar a sus hijos a la escuela", dijo Kerkhof. Ahora, más de 25.000 agricultores utilizan el sistema y SoilCares espera poder llevarlo a Europa del Este y los estados del sur de los EE.UU. para ayudar a la agricultura familiar.

El gran panorama

La producción mundial de alimentos tendrá que duplicarse para el año 2050, según la ONU, si queremos alimentar a una población que según las previsiones alcanzará los nueve mil millones y este aumento enorme se tendrá que llevar a cabo sin aumentar sustancialmente la cantidad de agua, suelo, fertilizantes o tierras de cultivo utilizadas para el cultivo de alimentos ahora. Sin el aprovechamiento de análisis de datos, el logro de estos objetivos, simplemente no será posible.

Mediante el análisis de la salud y la composición del suelo, los agricultores pueden elegir de manera más óptima las semillas que funcionan mejor en los distintos microclimas y que se encuentran en un solo campo. El fertilizante puede ser aplicado con más moderación y no solo se reducen los costes, sino también los riesgos de pérdidas de agua innecesarias. Tener una idea más precisa de las tendencias de los precios también pueden ayudar a los agricultores a planificar mejor y evitar el desastre financiero: los datos históricos sobre el tiempo y los rendimientos, por ejemplo, se puede utilizar para determinar qué y cuánto se pueden plantar al año siguiente.

La toma de decisiones basadas en datos la política de riego es una obviedad: aproximadamente el 45 por ciento de la población mundial vive en zonas secas (que reciben 600 milímetros o menos de lluvia al año), según Alon Tal, profesor de la Universidad Ben-Gurion, que supervisa los Institutos Blaustein, y los desiertos van aumentando. Alrededor del 15 por ciento de las tierras del mundo se han degradado en las últimas décadas, debido a la salinidad, la sobreexplotación, el rápido crecimiento de la población y la pérdida de suelo.

Incluso veremos enormes cambios en el transporte y la logística. Con una estimación de unos 1,2 a 2 mil millones de toneladas métricas de alimentos - o del 30 a 50 por ciento de la cantidad total producida, se desperdicia cada año antes de que los consumidores puedan utilizarlo.

SoilCares está esencialmente centrada en dos retos: llevar el Big Data al campo y hacerlo de un modo que sea accesible para el mayor número posible de agricultores. Para reducir los costes, SoilCares inventó una sonda de suelo que se conecta a un teléfono inteligente. La sonda, transmite datos a un laboratorio móvil (otra innovación de bajo coste donde los ingenieros de la empresa los analizan). La información es analizada a continuación por la plataforma de integración de datos de Talend y los resultados de la misma se envían al teléfono del agricultor. El resultado es un análisis que cuesta menos de 10 euros y se puede realizar en pocos minutos.

A pesar de los resultados, sigue siendo un camino cuesta arriba, admite Kerkhof. Por ejemplo, los agricultores a menudo prefieren seguir el consejo y la sabiduría que han aprendido de sus padres o madres. Así que el boca a boca cuenta para mucho. Además, encontrar el equilibrio correcto de fertilizante puede ser difícil en muchas regiones. Mientras que el riesgo de fracaso de la cosecha desaparece, SoilCare han hecho grandes avances en términos abordar el mundo de hambre.

"Este es el mejor trabajo del mundo", dijo Kerkhof. "Se puede viajar, usar alta tecnología y aun así tener la satisfacción de saber que su trabajo está sirviendo a un bien mayor”.

Publicidad

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus