Publicidad Publicidad

Noticias y actualidad sobre empresas de tecnología de alimentos

"Cascade Singulator es un sistema revolucionario para la selección óptica de cereza"

8 de octubre, 2021 Actualidad del sector comentarios Bookmark and Share
< Volver

Entrevista a Jesús Cruz Barrios, director de ventas de Europa del Sur de Tomra Food (Sección Fresh) y Alejandro Palacios, director de ventas de Tomra Food para España y Portugal (Sección Procesados).

Tomra se reencuentra en Fruit Attraction con proveedores y clientes tras dos años de pandemia. ¿Cómo ha sido esta nueva toma de contacto?

Jesús Cruz Barrios: En realidad, estos dos años para nosotros han supuesto un tiempo de intenso trabajo y de buscar soluciones al incremento de demanda que experimentó la industria de la alimentación y bebidas. En Tomra no cesó la actividad en I+D+i para poder optimizar la producción en unas circunstancias que nunca antes habíamos vivido en necesidades de abastecimiento, incremento exponencial de ciertos sectores, etc. De ahí que hayamos podido traer a Fruit Attraction el resultado de todos estos meses de trabajo y proyectos con nuevos equipamientos que revolucionan la manipulación de frutas de todos los tamaños.

Alejandro Palacios: Es cierto que han sido dos años en los que hemos sabido aprovechar la experiencia que atesoramos para escuchar qué necesitaban nuestros clientes y poder abrirnos a nuevos mercados de producto. Sin olvidar la apuesta por la digitalización. Hoy en día la gestión de los datos y saber cómo interpretarlos para optimizar la producción es ahorrar en costes y, por tanto, hacer más eficiente a las empresas. Respecto a Fruit Attraction, el balance que hacemos es muy bueno, es la culminación a muchos meses en los que hemos tenido que trabajar “a distancia” con nuestros clientes y ahora podernos reencontrar en la feria de nuevo es sinónimo de que poco a poco volvemos a la normalidad.

La principal novedad que se ha presentado en Fruit Attraction es la máquina Cascade Singulator. ¿Qué puede decirnos de ella?

Jesús Cruz Barrios: Es un sistema revolucionario para la selección óptica de cereza, con una mejora significativa ya que no daña el producto, evita desgarros y mejora el corte del rabito, un aspecto que antes era bastante más complicado. Una de sus peculiaridades es que no usa cuchillas, en un sistema de separadores que trata con mayor cuidado a la cereza, reduciendo el tiempo de limpieza y el de mantenimiento. Además, otra peculiaridad es que es una solución llave en mano que se puede adaptar a equipos propios de Tomra o de otros proveedores.

Además los visitantes han podido conocer de cerca otras máquinas de clasificación óptica como la Tomra 5S Advanced, la Tomra 5A y la Nimbus BSI. Cuéntenos algo más de estos equipamientos….

Alejandro Palacios: Como decíamos, durante la pandemia hemos trabajado mano a mano con clientes que necesitaban soluciones concretas aprovechando toda nuestra experiencia en el mercado de frutos secos, donde somos la gran referencia de Europa. Lo cierto es que hemos logrado grandes avances que mejoran la calidad de la selección y ahorran costes. Por ejemplo, con nuestro equipo HALO conseguimos introducirnos en el mercado de las zanahorias enteras, éstas que van a los supermercados embolsadas, un nicho en el que hasta hace tres años no usaban esta tecnología. Asimismo, con la Nimbus desemebarcamos en el mundo de los vegetales congelados, con sus peculiaridades técnicas. Logramos resolver problemas que no se habían conseguido atajar como puede ser que se colaran los rabitos de los pimientos verdes en las bolsas por su pequeño tamaño. O más importante aún, debido al menor uso de herbicidas para el cultivo de estos vegetales,  los productores llevaban tiempo detectando un mayor número de hierbas tóxicas como el estramonio  que tienen el mismo color y tamaño que algunos vegetales por lo que era prácticamente imposible diferenciarlas. ¿Cómo hemos podido dar solución? Gracias a la tecnología de Nimbus conocida como BSI (Biometric Signature Intelligence) que lleva incorporada una cámara que logra ver la composición química de los productos. Lo detecta y diferencia todo, por lo que tiene un alto grado de fiabilidad. La primera prueba se hizo en España y ahora ha sido un boom para el resto de Europa.  Por último la Tomra 5A es una evolución de nuestra HALO, ya que incorpora una base de datos de cientos de defectos que identifica al momento. Nosotros decimos que viene “aprendida de casa” para detectar los defectos propios del producto y cuerpos extraños que puedan venir, en este último caso con una eficacia del 98%.

Hablando de datos, otra innovación ha sido Tomra Insight. ¿La transformación digital continua es ya un must para la industria alimentaria?

Alejandro Palacios: Estamos seguros que supone un antes y un después en cuanto a la gestión de los equipos industriales. Esta plataforma de datos está conectada a la nube y transforma toda la información que obtiene en bruto del funcionamiento de la máquina y del proceso de selección de productos en un informe con una serie de parámetros que pueden ayudar a la mejora de las decisiones. Por ejemplo, analiza a qué ritmo va la máquina, si tiene picos en los que se puede ampliar la producción, cómo son las diferentes remesas que pasan por la selección, que cantidad de producto defectuoso se ha apartado, cuántos cuerpos extraños se han detectado y un largo etcétera. Estamos convenidos que en un futuro toda nuestra maquinaria llevará incorporado este servicio ya que aporta información fundamental de gestión.

Tras la celebración de Fruit Attraction, ¿cómo ven el futuro a corto medio plazo?

Jesús Cruz Barrios: En la división de producto fresco, nuestra idea es trabajar para expandir el modelo de Cascade Singulator que ahora mismo ya funciona a pleno rendimiento en un centro de Nueva Zelanda y otro en Oregon. Sabemos que también en España hay interés por implementar esta tecnología y es el objetivo a cumplir, poderlo adaptar a cualquier tipo de máquina. En Tomra tenemos claro que nuestra filosofía es seguir creciendo de la mano de la innovación y abrirnos a nuevas necesidades en fruta pequeña, mediana y de gran  tamaño.

Alejandro Palacios: En cuanto a la división de procesados, creemos que el futuro es la Nimbus BSI+: ver los ingredientes de los alimentos que pasan por el selector óptico ya que eso ofrece múltiples posibilidades. Ahora trabajamos en cámaras multiespectrales que combinan rayos X con inteligencia artificial lo que permite ver parámetros que hace poco tiempo eran impensables. Con toda la experiencia acumulada en el trabajo con frutos secos, también estamos arrancando en campos novedosos para nosotros como son los productos congelados, pero también las chips o patatas fritas e incluso las legumbres.

Publicidad

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus